Publicidad

Como comparar cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas son instrumentos financieros de alta rentabilidad, sobre todo los primeros meses. Gozan de inmediata disponibilidad ya que el dinero puede ser retirado cuando se lo necesite y poseen gran liquidez ya que con los depósitos se pueden hacer distintos pagos y transferencias. Hoy en día cuando elegimos en que cuenta remunerada depositar nuestros ahorros tenemos que ser cuidadosos al elegir, ya que nos podemos encontrar con mas de una oferta interesante a simple vista, pero podemos perder de vista ciertos detalles que reduzcan nuestra rentabilidad.

El punto mas importante, al elegir la cuenta remunerada es su rentabilidad. Es el principal aspecto sobre el cual un banco va a basar su ventaja competitiva sobre el resto de las entidades y lo primero que publicitan.

En el cálculo de la rentabilidad intervienen dos índices o dos tasas: la TAE (Tasa Anual Equivalente) y el TIN (Tipo de Interés Nominal).

  • La TAE es un porcentaje que recoge el rendimiento de la cuenta en su conjunto, e incluye el tipo de interés nominal, los gastos y las comisiones del banco y el plazo de vigencia del producto.
  • El TIN representa la retribución real que percibe el cliente mes a mes.

Además, hay otros factores que nos deben interesar antes de abrir una cuenta remunerada:

  • Liquidación de intereses: lo más recomendable es que sea en forma mensual, ya que así veremos mes a mes crecer nuestro dinero;
  • Saldo en cuenta y cantidad de dinero máximo a remunerar: En algunos casos, para poder contratar una cuenta remunerada deberemos mantener mínimo de saldo en ella, un importe mínimo, son escasas las cuentas remuneradas que presentan esta característica, suelen establecer como condición una cantidad de dinero máxima a remunerar, si es demasiado poco puede que no nos interese contratar la cuenta remunerada.
  • Comisiones de mantenimiento y administración: es importante que estas sean nulas, ya que pueden eliminar completamente los beneficios e incluso generar gastos.
  • Transferencias y traspasos: Deben ser gratuitos ya que al mover el dinero podemos perder los beneficios obtenidos.

En este sentido, con este menu extenso de factores que intervienen en una cuenta remunerada nos encontraremos en un marco díficil al elegir entre las diferentes cuentas. Para comparar entre las mismas recomendamos seguir con los siguientes lineamientos:

  • Elige un producto de ahorro financiero que se adapte a tus necesidades y que te ofrezca el máximo rendimiento.
  • Si quieres un producto sencillo, descartas aquellas opciones que te obliguen a tener que estar pendiente de tu dinero y de sus rentabilidades, lo más cómodo es asegurarnos que nuestro dinero está depositado y generando beneficios sin que nosotros nos preocupes más que de recoger sus intereses terminado el plazo correspondiente.
  • Si optas por un depósito donde se cobren los intereses de manera mensual o trimestral, elige aquel que permita llevar el control de los mismos mediante una cuenta bancaria a través de Internet. Así tendrás la certeza de cuando han sido abonados.
  • Ante varias opciones de depósitos, elige siempre aquel que te ofrezca una mayor rentabilidad, la rentabilidad más alta del mercado después de analizar comisiones, gastos y otro tipo de cargos que puedan mermar los beneficios.
  • Elige siempre que sea posible un depósito que no tenga penalización ante una cancelación anticipada, así podrás saber que recuperarás tu dinero siempre que te haga falta sin hacer frente a gastos añadidos.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *