Publicidad

Cuentas remuneradas Vs. Fondos de Inversión


Una inversión depende en gran parte del perfil del inversor. Preferencias, riesgos, capital disponible, plazo son todos factores que intervienen en la decisión de invertir. En este marco muchos inversores se pueden encontrar con un escenario de variadas alternativas de inversión. En esta oportunidad nos enfocaremos en las cuentas remuneradas y los fondos de inversión.

Las cuentas remuneradas son instrumentos financieros de alta rentabilidad, sobre todo los primeros meses. Gozan de inmediata disponibilidad ya que el dinero puede ser retirado cuando se lo necesite y poseen gran liquidez ya que con los depósitos se pueden hacer distintos pagos y transferencias. Suelen ofrecer un interés más alto a corto plazo y comúnmente estan disponibles para nuevos clientes. De esta manera, al estar dirigido a atraer nuevos capitales, ofrecen altas rentabilidades en los primeros meses tras la apertura (entre 4 y 6 meses), para que luego el tipo de interés abonado con posterioridad sea sensiblemente menor.

Un Fondo Común de Inversión es un patrimonio formado por los aportes de un grupo de personas, cuyos objetivos de rentabilidad y riesgo respecto de las inversiones que realizan, son los mismos. En términos más simples, un Fondo esta conformado por los ahorros de cada persona, los cuales se transforman en un gran patrimonio que le otorga un mayor poder de negociación y capacidad para acceder a alternativas reservadas solo para grandes inversores. La oportunidad de poder invertir en las distintas alternativas que ofrece el mundo de las inversiones, permite que los ahorros de los participantes del Fondo estén lo suficientemente diversificados; esta característica fundamental sirve para disminuir el riesgo y obtener una mayor rentabilidad.

¿Qué es mejor? Todo depende de nuestras necesidades inversoras. Si buscamos la máxima rentabilidad podemos encontrarnos con fondos de inversión de buena rentabilidad, pero si lo que queremos es seguridad y despreocuparnos de nuestra inversión, la cuenta remunerada será lo más acertada.

Dada esta diferenciación, naturalmente el perfil de inversor de la cuenta remunerada es muy distinto al de los fondos de inversión. La elección de una u otra dependerá de la situación de mercado. Así nos encontramos con momentos en los que las rentabilidades de las cuentas remuneradas superan a los fondos de inversión de renta fija, y viceversa.

Las cuentas remuneradas son productos muy solicitados por el inversor ya que son productos más seguros, sin mucho riesgo, en los que la rentabilidad es muy interesante, y en los que no se necesita ni conocimientos previos del mercado ni un control exhaustivo de nuestra inversión. El dinero depositado en una cuenta remunerada crece mes a mes, se abonan los intereses periódicamente y, si necesitamos sacar una parte o la totalidad de nuestros ahorros antes del vencimiento, podremos hacerlos sin miedo a ser penalizados.

Los fondos de inversión de renta variable suelen tener una alta rentabilidad, pero tienen mayores requerimientos. La ventaja es que los fondos se declaran una vez se retira el dinero, mientras que las cuentas remuneradas se controlan anualmente por organismos oficiales. Esto último será un dato que saca ventaja a las cuentas remuneradas. Pero por otra parte, el inversor que se decida por un fondo de inversión deberá pensar esa inversión a largo plazo, y no a corto plazo como se haría en una cuenta remunerada, donde el inversor se vería beneficiado con mayores reinversiones de ganancias en un plazo mas corto.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *